Psicología Murcia:¿Por qué no consigo pareja?

Psicólogo Murcia

soledad1

Si soy buen hij@, buen amig@, soy buena persona, soy generos@, ¿por qué sigo sol@?.

Hago todo lo que se tiene que hacer para ser buena pareja, pero mis parejas me dejan, me abandonan, no me corresponden de la misma manera.

Me han enseñado que si doy, si soy cariños@, si doy el doble… tengo que recibir lo mismo ¿qué pasa, hay algo malo en mí?, ¿qué hago mal?

Las personas que tienen pareja que tienen que no tenga yo, si todos me dicen qué guap@ estás, qué buen@ persona eres ¿por qué estoy sol@?

Hoy en día son muchas las personas que me llegan debido a la dificultad que tienen a la hora de encontrar la pareja adecuada.

Con respecto a este tema podemos hacer dos grupos:

  • “Un clavo se quita con otro clavo». Aquellas que van de relación en relación, estas personas suelen llegar obsesionarse de tal modo que lo único que tienen en la cabeza es querer estar emparejados, cualquiera les vale y después de un tiempo de relación esta se vuelve a romper y para eliminar ese dolor o duelo, lo que hacen es engancharse rápidamente con otra persona.
  • Más vale solo que mal acompañado”. Los que por miedo, baja autoestima… huyen de las relaciones, probablemente hubo un tiempo en el cual alguien los rechazó o no los trató de la manera que querían y eso les ha hecho retraerse y aislarse en su propia soledad

A la hora de querer tener una relación lo primero que tenemos que tener claro, es que la felicidad no está fuera, no va a venir tu media naranja a darte esa felicidad que tú por ti mismo no te sabes dar. Las medias naranjas no existen, nosotros ya venimos siendo una naranja entera, ya estás complet@ si te quieres a ti mism@ .

Las relaciones sanas las componen aquellas personas que ya eran felices estando solas y tras comenzar la relación su felicidad aumentó. El pensar en la media naranja nos hace creer que tiene que venir alguien para iluminarnos y hacernos sentir completos.

Este es uno de los errores que más se suelen cometer, el querer tener una pareja para ser feliz pues esa felicidad será momentánea e irreal, que durará muy poco tiempo y de ahí luego puede llegar a ocasionar problemas con tu pareja o crear dependencia

Se suelen emplear frases típicas como “es que ya no me haces feliz” y en realidad quien nunca ha sido feliz has sido tú mism@ y no lo quieres admitir o tal vez nunca te has dado cuenta.

¿Qué hacer ante esto? Antes que nada tienes que tratar tu problema de autoestima, date cuenta de que si tú autoestima estuviera bien no necesitarías de otros para creer que eres feliz y sentirte bien, una persona que es feliz no necesita de otro para darse cuenta de ello, se relaciona con otras personas pero no le deja la responsabilidad al otro, tener pareja es algo que les complementa, no algo que les quita o les da la felicidad.

Por eso empieza con hacerte una lista con las cosas buenas que tienes, conéctate contigo, aprovecha los momentos de soledad para conocerte y saber quien eres en realidad y empieza a quererte. Haz aquellas cosas que te gustan sin dejar que otros te quiten la ilusión, empieza construyendo pequeñas metas para luego hacerlas más grandes y ve a por ellas, una vez que empieces, sólo tienes que seguir subiendo aunque te cueste y no mires hacia atrás, sólo hacia arriba.

Algo muy importante también a la hora de encontrar pareja es tener claro como quieres que sea la otra persona, recuerda que la perfección no existe, tampoco seas muy exigente pero créate unos valores que debe de tener y así te será más fácil solventar una relación sana, recuerda que no tienes que aguantar aquello que no te hace sentir bien sólo por el miedo de quedarte sól@, pues en el mundo hay millones de personas que están esperando y a veces el estar sólo no es tan malo como creemos ,sólo es cuestión de aprovechar el tiempo y dedicarlo a aprender de nuestros errores, esto te ayudará a no tropezar siempre con la misma piedra.

¿Realmente necesitas en este momento tener pareja o tienes miedo al qué dirán o al futuro?

Esto es algo que suele pasar muchas veces.

Hay personas que se obsesionan con tener pareja por presión social, tal vez su entorno consciente o inconscientemente les está presionando con este tema. Este aspecto le suele repercutir más a la mujer que al hombre “Como no te eches novio pronto se te va a pasar el arroz”.

Esta presión hace que la persona se obsesione y pueda incluso llegar a tener una depresión y una bajísima autoestima. Conocen a una persona, se enamoran, salen con ella y se aíslan del resto del mundo y si fracasan repiten el proceso anterior una y otra vez, tal vez culpando al exterior de los fracasos volviendo a caer, olvidando que la otra persona de la relación son ell@s.

Está bien tener una pareja pero no todos somos iguales, en esta vida tú tienes que hacer aquello que realmente deseas, si tienes una relación que sea algo complementario no necesario, hay personas que en realidad se sienten mejor solas pero se emparejan por miedo al qué dirán o por miedo al futuro y a la soledad. Hay miles de cosas en este mundo por hacer y muchas maneras de relacionarse con los demás, recuerda que por no tener una pareja no tienes por qué estar sol@ ,es tu mente la que te hace sentir sól@.

Con respecto al otro tipo de personas, aquellas que por miedo al rechazo se niegan a tener relaciones, estas personas tienen que aprender a lidiar con el rechazo, si alguien te ha rechazado no te hundas, reflexiona sobre lo ocurrido para aprender de ello. El hecho de que alguien te rechace no significa que tú tengas nada malo ni que ya nadie en el mundo se pueda fijar en ti, tal vez la otra persona busque otras cosas diferentes a las que buscas tú, conocer a una persona al 100% es algo improbable cada uno vive la vida de una manera diferente, siente y ve el mundo en base a sus creencias y vivencias, ¡Tú no tienes nada malo! simplemente o no es el momento adecuado o estáis buscando cosas diferentes.

No pierdes nada por intentar las cosas, al revés, puedes estar perdiendo oportunidades muy bonitas.

He oído en diversas ocasiones “Conforme va pasando el tiempo me voy haciendo más delicad@ y eso hace casi imposible encontrar a la persona adecuada”.

Esto nos pasa porque no sabemos aprender de las cosas que nos van pasando en puesto de esto lo que hacemos es coger miedos y manías que nos están impidiendo llegar a conocer realmente a las personas, las prejuzgamos antes de tiempo. Algunas personas manejan creencias de que si conocen a alguien en ese momento algo te dice si esa persona es para ti o no, tienes que sentir mariposas en el estómago y que tu corazón lata muy deprisa, también suelen tener expectativas irreales y esto pasa porque todos hemos sido influenciados por los medios de comunicación, por las películas…

También hay personas que llenan cien páginas de cómo tiene que ser su pareja ideal y tardan tiempo en encontrar pareja porque tienen expectativas irreales de lo que podría ser una pareja.

Una vez más te digo, deja de darle importancia al qué dirán, ni al como dice la sociedad cómo tenemos que ser, no hay nada escrito de qué es lo correcto o lo incorrecto, tú tienes que saber qué es lo mejor para ti.

Sal de tu zona de confort, aquello a lo que estás acostumbrado a hacer, las mismas rutinas, los mismos sitios, si quieres conocer a alguien nuevo tendrás que moverte por sitios nuevos, apúntate a cursos, ve a diferentes tiendas o bares a los que estés acostumbrad@ a ir, cambia el camino de vuelta a casa cuando vengas del trabajo y ensaya ante el espejo tus gestos, tu manera de presentarte, de relacionarte.

Gánate tu confianza, aprende a quererte, no dejes que nada ni nadie haga de tu vida lo que quiera, solo tú sabes qué es lo que te hace feliz y cuando sepas qué es lo que quieres y sientas que eres feliz por el simple hecho de ser la persona que eres, ya estás list@ para empezar una relación….. si tú quieres.

 

Escrito por la Psicóloga Raquel Alarcón Molina.

( Centro de psicología en Avda. General Gutiérrez Mellado, 9, 1ª planta Centrofama, Murcia)

Los 5 arrepentimientos más comunes de los que van a morir

Psicólogo Murcia

arrepentimiento antes de morir Hay muchas cosas que las personas tenemos en común, pero una de ellas es bastante obvia: vamos a morir. No importa lo que tú, yo o el resto quiera, la verdad es que moriremos. Y aunque solo tu creador sabe cuándo será nuestra hora de partir de este mundo, somos nosotros los que tenemos la opción de dar todo de nosotros mientras estamos vivos para crecer como personas y contribuir con la felicidad de los demás. Y si no tomamos acción hoy, entonces nos arrepentiremos de lo que pudimos haber hecho y no hicimos, y tendremos alguno de los 5 arrepentimientos que Bronnie Ware señala como los más comunes. Bronnie Ware es una enfermera que durante años atendió a cientos de pacientes en las últimas doce semanas de su vida y en su libro comparte los arrepentimientos más comunes que las personas le contaban en sus largas conversaciones.

Los 5 arrepentimientos más comunes antes de morir

Durante muchos años trabajé en los cuidados paliativos. Mis pacientes eran los que habían ido a casa a morir.

Algunos momentos increíblemente especiales fueron compartidos. Yo estaba con ellos las últimas tres o doce semanas de sus vidas.

La gente crece mucho cuando se enfrentan a su propia mortalidad, y he aprendido a no subestimar la capacidad de alguien para crecer.

Algunos cambios fueron fenomenales. Con cada experiencia, una variedad de emociones esperadas, como la negación, el miedo, la ira, el remordimiento, más negación y con el tiempo, la aceptación.

Pero cada paciente encontró su paz antes de partir, cada uno de ellos.

Cuando les preguntaba acerca de cualquier arrepentimiento que tenían o cualquier cosa que hubieran querido hacer diferente, surgieron unos temas comunes una y otra vez. Estos son los cinco más comunes:

1. HUBIESE DESEADO HABER TENIDO EL CORAJE DE VIVIR UNA VIDA FIEL A MÍ MISMO, Y NO LA VIDA QUE OTROS ESPERABAN PARA MÍ.

Este era el lamento más común de todos. Cuando la gente piensa que su vida está a punto de terminar y miran hacia atrás con claridad, es fácil ver cómo muchos sueños se han ido sin ser cumplidos. Muchas personas no habían cumplido ni la mitad de sus sueños y tenía que morir sabiendo que era debido a las elecciones que habían hecho, o las que no habían hecho.

Es muy importante tratar de cumplir al menos algunos de tus sueños a lo largo del camino. Desde el momento en que pierdes tu salud, es muy tarde. La salud da una libertad que muy pocos reconocen, hasta que ya no la tienen.

2. DESEARÍA NO HABER TRABAJADO TAN DURO.

Esto vino de cada paciente de sexo masculino que cuidé. Ellos se perdieron la niñez de sus hijos y la compañía de sus parejas. Las mujeres también hablaron de este arrepentimiento. Pero la mayoría fueron de una generación anterior, muchos de los pacientes de sexo femenino no habían sido el sostén de la familia. Todos los hombres a los que cuidé lamentaron profundamente haber pasado gran parte de sus vidas en el trabajo.

Simplificando tu estilo de vida y tomando decisiones más conscientes a lo largo del camino, es posible que no necesites los ingresos que crees que necesitas. Y al crear más espacio en tu vida, serás más feliz y más abierto a nuevas oportunidades, unas que se adaptarán mejor a tu nuevo estilo de vida.

3. DESEARÍA HABER TENIDO EL CORAJE DE EXPRESAR MIS SENTIMIENTOS.
Muchas personas suprimieron sus sentimientos con el fin de mantener la paz con los demás. Como resultado, se conformaron con una existencia mediocre y nunca llegaron a convertirse en lo que realmente eran capaces de ser. Muchas enfermedades se desarrollan como resultado de la amargura y el resentimiento que llevan dentro.

No podemos controlar las reacciones de los demás. Sin embargo, aunque las personas puedan inicialmente reaccionar cuando cambias y hablas con sinceridad, al final la relación llegará a un nuevo y más saludable nivel. Eso o te ayudará a reconocer una relación enfermiza en tu vida. De cualquier manera, tú ganas.

4. DESEARÍA HABER ESTADO MÁS CON MIS AMIGOS.

A menudo no se dan cuenta realmente de lo beneficioso que son los viejos amigos hasta sus últimas semanas de vida, y no siempre fue posible localizarlos. Muchos de ellos habían llegado a estar tan atrapados en sus propias vidas que habían descuidado amistades de oro en los últimos años. Había mucho arrepentimiento por no haberle dado a la amistad el tiempo y esfuerzo que se merecían. Todos echan de menos a sus amigos cuando están muriendo.

Es común para los que tienen un estilo de vida muy ocupado descuidar a las amistades. Pero cuando te enfrentas con tu inminente muerte, los detalles físicos de la vida desaparecen. La gente quiere tener sus asuntos financieros en orden, si es posible. Pero no es el dinero o el estatus lo verdaderamente importante para ellos. Ellos quieren hacer cosas que le sean más beneficiosas a sus seres queridos. Por lo general, sin embargo, están demasiado enfermos y cansados como para manejar esa tarea. Entonces, al final, todo se reduce al amor y a las relaciones. Eso es todo lo que queda en las últimas semanas: el amor y las relaciones.

5. DESEARÍA HABERME DEJADO SER MÁS FELIZ.

Esta es sorprendentemente común. Muchos no se dieron cuenta hasta el final que la felicidad es una elección. Se habían quedado atascados en viejos patrones y hábitos. El llamado “confort” de las cosas familiares fluyó dentro de sus emociones, así como en su vida física. El miedo al cambio los tenía engañando a los demás y a sí mismos, fingiendo que estaban contentos. Cuando en lo profundo, deseaban que las risas y las tonterías volvieran a sus vidas de nuevo.

Cuando estás en tu lecho de muerte, lo que los demás piensen de ti está muy lejos de tu mente. ¡Qué maravilloso sería que no te importe eso y sonreír nuevamente, mucho antes de que te estés muriendo!

La vida es una elección. Es TU vida. Elige conscientemente, elige sabiamente, elige honestamente. Elige la felicidad.

BRONNIE WARE