La rosa y el sapo

Psicólogo Murcia
larosayelsapo1_img
Había una vez una rosa roja muy bella, se sentía de maravilla al saber que era la rosa más bella del jardín. Sin embargo, se dio cuenta como la gente la veía de lejos y descubrió que al lado de ella siempre había un sapo grande y oscuro, y que era por eso que nadie se acercaba a verla de cerca.

Indignada ante lo descubierto le ordenó al sapo que se fuera de inmediato; el sapo muy obediente dijo:
– Está bien, si así lo quieres.

Poco tiempo después el sapo pasó por donde estaba la rosa: y se sorprendió al ver la rosa totalmente marchita, sin hojas y sin pétalos.

Le dijo entonces:
– Vaya que te ves mal. ¿Qué te pasó?

La rosa contestó:
Es que desde que te fuiste las hormigas me han comido día a día, y nunca pude volver a ser igual.
El sapo solo contestó:

-Pues claro cuando yo estaba aquí me comía a esas hormigas y por eso siempre eras la más bella del jardín.

Muchas veces despreciamos a los demás por creer que somos mas que ellos,más bellos o simplemente que no nos «sirven» para nada. 
Todos tenemos algo que aprender de los demás o algo que enseñar, y nadie debe despreciar a nadie. 
No vaya a ser que esa persona nos haga un bien del cual ni siquiera estemos conscientes. 
No juzguemos a las personas,por su aspecto. Dios creó con el mismo amor a la rosa que al sapo.
Autor desconocido.

El amor negado

«Psicólogo Murcia»

Que no te quieran cuando eres un niño puede ser uno de los golpes más difíciles de sobrellevar al crecer. Marcos lo sabía. Había observado cómo su madre abrazaba y mimaba a su hermano Santiago y para él sólo tenía reprimendas; por eso, en cuanto tuvo la oportunidad se fue de la casa para no regresar jamás. Enojado con Santiago por no poner de su parte para que la situación cambiara decidió comenzar una nueva vida: se cambió el nombre y le impidió a su familia biológica acercarse a él.

Al principio su vida fue fantástica. Disfrutaba de un buen trabajo; había conseguido un grupo de amigos en el que se sentía cómodo y tenía el perfecto control de su vida. Sin embargo, unos años más tarde, las cosas comenzaron a desbarajustarse.

Todo comenzó cuando conoció a Iván, un chico que cargaba con una historia similar a la suya, pero en la piel de su hermano. Era el menor de dos hermanos y su madre había sabido mimarlo con suma ternura, mientras que a su hermano sólo le daba palizas y reproches. Con los ojos llenos de lágrimas, Iván le explicó a Marcos que ser Santiago tampoco era algo fácil de superar.

La historia de Iván hizo que Marcos recapacitara y fuera en busca de su hermano menor. Lo encontró completamente perdido en la vida: sin amigos, volcado a una existencia fatua, sin horizontes y viviendo en una soledad apabullante. Al ver a su hermano, Santiago le dijo que ya era tarde para toda reconciliación, que habían pasado muchas cosas y que él no había querido estar. Marcos intentó explicarle lo que a él le había ocurrido, pero Santiago no quería saber nada de su hermano.

Marcos volvió a su vida, pero un peso muy hondo se instaló en el fondo de su alma. Una tarde, mientras conversaba con Iván le contó lo que le ocurría. ‘No, Marcos, no debes sentirte culpable. Te fuiste para salvarte. Que Santiago no haya sabido hacer lo propio por él no es tu culpa. Todas las vidas pueden ser difíciles: que no te quieran o que te quieran en exceso, son las dos peores formas en las que saben actuar los padres y las que menos olvidas. Sin embargo, la mejor forma de luchar contra ese pasado desastroso es ponerse a salvo, lo que tú y yo hemos hecho. Nuestra única responsabilidad somos nosotros mismos’.

Autor desconocido

Psicólogo Murcia: Quiero ser feliz

» Psicólogo Murcia»
Hay momentos en la vida en los que creemos que hemos perdido la alegría de vivir.
Pierdes tu trabajo, tu pareja te deja o no funciona bien tu relación, no te satisfacen tus amistades…
Si crees que tu vida no merece la pena, no tienes ganas de levantarte, no encuentras motivos por los que alegrarte. ¡Recuerda!, siempre hay algo ahí por lo que vale la pena seguir lo que pasa es que nos bloqueamos y no sabemos verlo.
Uno de los secretos para sentirse bien, es centrarse en el momento presente. Las veces en las que has estado alegre, es por que te has centrado en ese momento presente, un abrazo, un viaje, una película que te gusta…ahí existía una ausencia de pensamientos, simplemente estabas experimentando la vida y a ti mismo en ese instante, por lo tanto dejas de cuestionarte el pasado y tampoco te preocupas por el futuro.
Trata de dejar la mente quieta y de disfrutar de todo lo que te rodea, esto lo puedes lograr con la técnica del Mindfulness.  El Mindfulness puede entenderse como atención y conciencia plena, como presencia atenta y reflexiva a lo que sucede en el momento actual. Pretende que la persona se centre en el momento presente de un modo activo, procurando no interferir ni valorar lo que se siente o se percibe en cada momento. 
Otro secreto importante es fijarse una meta concreta, saber hacia dónde quieres ir. Céntrate en una cosa que desees y quieras conseguir y una vez que sepas lo que quieres, ve a por ello, fíjate las pautas que tienes que seguir para conseguirla y verás como empiezas a estar más motivado.
Empieza  a creer que tú puedes conseguirlo, grábate en tu mente que si quieres puedes y no dejes que nada ni nadie elimine ese pensamiento de tu mente, pero no basta con sólo creerlo, para conseguir las cosas hay que tener el valor de querer hacerlas, así que ponte en marcha para conseguir tu objetivo.
Para conseguir todo esto tienes que reforzar tu paciencia, queremos que las cosas lleguen rápido y justo en este mismo instante en el que las deseamos, pero todo tiene su proceso, por eso no lo olvides ,“¡paciencia!
Una vez que has conseguido centrarte en el presente, que has fijado una meta y unos pasos a seguir, te darás cuenta de que también puedes disfrutar en el proceso que te lleva a la consecución de ese objetivo y descubrirás que todo lo importante no está en esa meta, el secreto está en el camino que te está llevando hacia ella.
Llénate de placer, este se encuentra en saber disfrutar de las pequeñas cosas, en darte un baño calentito, ver el atardecer, poner música que llega directo al corazón ( la música aporta mucha motivación), darte un masaje…
Deja de ver noticias negativas, los medios de comunicación se empeñan en el morbo que dan las noticias negativas para tenernos asustados y deprimidos. Elige el lado positivo de la vida, busca por tu propia cuenta noticias positivas, te aseguro que también las hay aunque sean menos sonoras y así tendrás más razones para sentirte feliz.
Rodéate de personas positivas, no dejes que los pesimistas acaben con tus sueños, rompe con todo aquello que te está frenando en tu camino y no tengas miedo, en esta vida hay millones de personas y entre ellas siempre hay quien está dispuesto a ayudarte y quererte, lo que pasa es que a veces el apego y el miedo al cambio nos ciegan y nos frenan para cortar con esas personas que nos están impidiendo ser felices.
Libérate de vivir una vida que no eliges, conquista la vida que sí quieres vivir.  Muéstrate tal y como eres, deshazte de expectativas autoimpuestas por ti o los demás y ante todo, pierde el miedo a fracasar en el intento, pues si no lo intentas no lo lograrás.

Escrito por la Psicóloga Raquel Alarcón Molina.

( Centro de psicología en Avda. General Gutiérrez Mellado, 9, 1ª planta Centrofama, Murcia)

¿Han oído hablar de los sobrevivientes de los Andes?

Psicólogo Murcia
1960115_612834498813608_1485408274_n
De las 45 personas que iban en el avión, 12 murieron en el accidente (entre ellas la madre de Fernando Parrado); 5 murieron al otro día, y a los 8 días muere Susana Parrado (hermana de Fernando)debido a sus lesiones.
A los 16 días, una avalancha se llevó la vida de ocho más, y dos jóvenes murieron a mediados de Noviembre por las infecciones de sus lesiones.
Los demás, completaron 72 días en la montaña, hasta que fueron rescatados.
¿Qué conferencista logra hoy colmar un auditorio de 2,500 ejecutivos y empresarios, muchos con sus mujeres e hijos, y hablar durante una hora y media sin que nadie pierda detalle del tema ?
Fernando Parrado, uno de los 16 sobrevivientes de la tragedia de los Andes, a 36 años de aquella historia que asombró al mundo, consiguió hace algunos meses más que eso: Conmover a un foro de negocios y capacitación empresarial al transmitir las simples moralejas que le dejaron vivir 72 días en plena Cordillera sin agua ni comida.
Esta es la conferencia que dio:
Su presentación, un monólogo sin golpes bajos acompañado por vídeos e imágenes de la montaña, tuvo dos etapas bien diferentes.
En la primera narró, con un relato íntimo repleto de anécdotas, los momentos que lo marcaron de aquella odisea a 4000 metros de altura en la que perdió a buena parte de sus amigos, además de su madre y su hermana.
¿Cómo es posible sobrevivir donde no se sobrevive? -se preguntó-.
‘Sobrevivimos porque hubo liderazgos, toma de decisiones y espíritu de equipo, porque nos conocíamos desde mucho antes’, dijo.
Y arrojó un primer disparador.
«En la vida el factor suerte es fundamental»
Cuando llegué al aeropuerto de Montevideo no daban número de asiento para el avión.
A mí me tocó, de casualidad, la fila 9, junto a mi mejor amigo.
Cuando el avión chocó en la montaña, se partió en dos.
De la fila 9 para atrás no quedó nada.
Los 29 sobrevivientes al primer impacto viajaban en la parte que quedó a salvo.’ De ellos, dijo, 24 no sufrieron un rasguño.
Así, los menos golpeados empezaron a ayudar, actuando como un verdadero equipo. Administramos barritas de chocolate y maní al punto de comer un grano por horas cada uno.
Marcelo, nuestro capitán y líder, asumió su rol para contenernos cuando le preguntábamos qué pasaba porque no llegaba el rescate.
Decidimos aguantar. Pero días después el líder se desmoronó.
La radio trajo la noticia de que había concluido el rescate.
¿Cómo hubieran reaccionado ustedes? El líder se quiebra, se deprime y deja de serlo.
Imagínense que yo cierro esta sala, bajo la temperatura a -14 grados sin agua ni comida a esperar quién muere primero.
[ Se hace un Silencio estremecedor de la primera a la última fila ].
Ahí me di cuenta de que al universo no le importa qué nos pasa.
Mañana saldrá el sol y se pondrá como siempre. Por lo tanto, tuvimos que tomar decisiones.
En la noche 12 o 13 nos dijimos con uno de los chicos:
«¿Qué estás pensando?»
«Lo mismo que vos. Tenemos que comer, y las proteínas están en los cuerpos.» Hicimos un pacto entre nosotros, era la única opción. Nos enfrentamos a una verdad cruda e inhumana.’
[ Desde la primera fila, decenas de chicos llevados por sus padres escuchaban boquiabiertos. Parrado apeló a conceptos típicos del mundo empresarial ].
Hubo planificación, estrategia, desarrollo.
Cada uno empezó a hacer algo útil, que nos ayudara a seguir vivos: zapatos, bastones, pequeñas expediciones humanas. Fuimos conociendo nuestra prisión de hielo.
Hasta que me eligieron para la expedición final,porque la montaña nos estaba matando, nos debilitaba, se nos acababa la comida.
Subí aterrado a la cima de la montaña con Roberto Canessa.
Pensábamos ver desde allí los valles verdes de Chile y nos encontramos con nieve y montañas a 360 grados. Ahí decidí que moriría caminando hacia algún lugar.
Entonces sobrevino el momento más inesperado.
Pero…. «Esta no es la historia que vine a contar»,-avisó-.
Y contó que su verdadera historia empezó al regresar a su casa, sin su madre ni su hermana, sin sus amigos de la infancia y con su padre con una nueva pareja.
¿Crisis? ¿De qué crisis me hablan?.
¿Estrés? ¿Qué estrés?. Estrés es estar muerto a 4000 metros de altura sin agua ni comida’.
Hay que pasar por una cosa así para darse cuenta de la diferencia entre lo importante y lo que no lo es.
En general, me siento distinto en la percepción de los problemas del día a día: la gente se complica, yo me volví bastante simple.
Recordó un diálogo fundamental que tuvo con su padre, que le dijo:
‘Mira para adelante para adelante, anda tras esa chica que te gusta, ten una vida, trabaja.Yo cometí el error de no decirle a tu madre tantas cosas por estar tan ocupado, de no compartir tantas festividades con tu hermana, no darme el tiempo de platicar con ellas mis vivencias, no decirles cuanto las amaba’.
Y cerró, determinando:
Las empresas son importantes, el trabajo lo es, pero lo verdaderamente valioso está en casa después de trabajar: la familia. Mi vida cambió, pero lo más valioso que perdí fue ese hogar que ya no existía al regresar. No se olviden de quien tienen al lado, porque no saben lo que va a pasar mañana.
[ Una interminable ovación lo despidió de pie …… ]
«NINGÚN ÉXITO EN LA VIDA, JUSTIFICA EL FRACASO EN LA FAMILIA»
Si TU tienes un cálido hogar, piensa que al igual que Yo:
Eres una persona con Suerte !!! Te tocó de la fila 9 hacia adelante, y créeme…. la mayoría viaja de la 9 para atrás.
» Si te ha gustado este reflexión, te invito a que comentes tu opinión sobre ella «