Claves que te pueden llevar a la felicidad.

  De que sirve acaparar conocimiento si ese conocimiento no se transforma en acción, de que sirve aprender si lo que aprendes no lo aplicas.

 1º CLAVE ¿Que tiene que suceder para q t sientas feliz en la vida? respuesta: reglas personales en la vida. Determina por que las personas que lo tienen todo son infelices y las personas que tienen menos son felices, la diferencia está en la respuesta a esa pregunta que existe en su cabeza. Las personas que se sienten infelices a pesar de todo lo que tienen se centran en todo lo que les falta. Hay que buscarle la respuesta más sencilla posible, por ejemplo, si estoy vivo, estoy feliz.

La felicidad tiene q depender de las cosas que podamos controlar, no de lo externo.

“Por muy mala que sea mi situación actual, estoy aquí”.

Una causa de estupidez que solemos cometer, es pretender resultados diferentes siguiendo o haciendo las mismas cosas. Si plantas un manzano, no esperes que te salgan naranjas. Tienes que cambiar tus acciones para cambiar tus resultados.

 2º TEORÍA DEL HORIZONTE. ¿Alguna vez tu podrías llegar tu al horizonte? Nunca puedes llegar al horizonte, esta ahí pero nunca se puede llegar, siempre se va a ir escapando.

Todos tenemos nuestro ideal de vida, estilo de vida de nuestros sueños absolutos. Por mucho que logres siempre querrás más. Nunca termina nuestra capacidad de soñar, es lo que nos da ilusión por vivir. Las personas medimos nuestro desempeño de dos maneras diferentes: y depende de cual estemos haciendo así nos sentiremos de felices:

 –         unas personas ven el punto al que han llegado y lo comparan con aquel en donde querían estar y al cual no han llegado, entonces se sienten frustradas de ver que no han llegado hasta allí.

–         medir sus resultados en función del punto en el que comenzaron que era mucho    pero, así se dan cuenta de lo que han avanzado en la vida, miden sus resultados en base a su punto de partida y se sienten felices, les motiva, están, consiguiendo cosas, van avanzando.

 3º COMPRENDER COMO FUNCIONA LA MENTE HUMANA. Solamente puede enfocarse en una sola dirección a la vez, es decir, solo tiene o un pensamiento positivo, o uno negativo.

Las personas infelices en la vida, ha elegido enfocar su atención en todas las cosas negativas que hay en su vida y suprime de su mente todas las cosas positivas que tiene en su vida.

Todos tenemos cosas positivas en nuestra vida y también cosas negativas.

Hay personas que tienen mucha gente que les quiere, buena salud, y se fijan todo el día en las dos cosas que les faltan en su vida.

También hay gente con problemas de salud, financieros, etc., pero se fijan en lo poquito positivo en su vida, amor de una madre, amistad de un verdadero amigo……y eso les hace ser felices por que se enfocan en lo que tienen, ¿qué hay extraordinario en tu vida?

La gente que tiene éxito piensa solo un 5% en lo problemas y el resto busca soluciones de manera proactiva, hacer que las cosas sucedan en la vida.

Si todos metiéramos nuestros problemas en una maleta, y las tiráramos a un montón, ¿Quién se atrevería a coger una maleta al azar que puede que no sea la suya?, es importante tomar consciencia de que todos tenemos problemas, las nuestras no son ni mejores ni peores si no nuestras.

Hay personas que no ven las cosas como son, sino peor de lo que son, acaban haciéndolo más grande y más grande, eso nos produce insatisfacción. Hay que centrarse en buscar solución a ese problema.

 4º SABER HACERTE LAS PREGUNTAS ADECUADAS. La mente humana funciona haciéndose preguntas y encontrar respuestas, hay personas que constantemente tiene una batería de preguntas negativas en su cabeza, obviamente el cerebro que no para de funcionar produce respuestas negativas, las preguntas negativas producen respuestas negativas.

 Hay veces que las preguntas producen profecías auto cumplimiento, por ejemplo:

–         ¿por que siempre que hablo en público hago el ridículo? anticipa a situaciones futuras y mecaniza ese tipo de respuesta

 También puede preguntar otras cosas que nos sitúen en el estado emocional adecuado, ¿que hay ahora mismo de extraordinario en mi vida? tengo el amor de mi familia, mi nivel de salud, etc. Esto te sitúa en el lado positivo de la balanza, es imposible estar todo el tiempo en le lado positivo pero intentemos estar lo máximo posible en el lado positivo.

¿Cómo puedo transformar todo lo negativo que hay en mi vida y además divertirme mientras lo hago? Con preguntas poderosas como esta siempre acabaran llegando respuestas poderosas.

 A veces muchas personas esperan a que sea demasiado tarde para empezar a ser felices en su vida. Ejemplos: seré feliz cuando tenga una casa, seré feliz cuando tenga una familia, seré feliz cuando tenga un trabajo estable, etc., si no trabajas en tu actitud personal cuando tengas eso vas a ser el mismo desgraciado pero con una casa, etc., la felicidad parte de uno mismo, y parte de saber que tu hoy eres mejor de lo que eras ayer por que te esfuerzas en dar lo mejor que hay en ti.

 Me da igual que se rían de mí mil veces, por que yo persigo mi sueño y busco las cosas importantes para mí y las personas que me importan y a las que quiero. Cuando tomas conciencia de que tu como ser humano eres exactamente igual que cualquier otra persona, da igual que otra persona gane más dinero, sea atleta, etc. Eres exactamente igual, con lo cual puedes estar bien tranquilo mirándole a los ojos sin ningún complejo y sin ningún miedo por que tu valor es incalculable, ha llegado de reclamar tu verdadera grandeza.

 “Pide a la vida lo que de verdad quieras, recibirás en la proporción que eres capaz de dar”.

 5º FÉ EN QUE LAS COSAS VAN A SER MEJOR EN UN FUTURO. Hay gente que es infeliz por que se pasa la vida esperando que un día en su vida va a pasar algo tremendo pero los cambios en la vida son cambios muy pequeños y de manera progresiva. Estamos obsesionados con el corto plazo que no nos damos cuenta de lo que somos capaces de hacer a largo plazo.

Las cosas suceden por una razón, hay causas que puestas en movimiento que producen grandes resultados.

 “La felicidad es un llamado interior depende de ti, no depende de nada que te suceda alrededor ni de tus circunstancias actuales en la vida, la felicidad depende de tu decisión, yo me comprometo y decido ser feliz a partir de este instante de la vida”.

“Haz de tu vida algo extraordinario en base a tu capacidad de decidir, toma hoy la decisión atrévete a creer en tus posibilidades, a creer en tu potencial y a darle toda la vida. La vida es de todas aquellas personas que verdaderamente se atreven y deciden dar acción”.

Instantes de Luis Borges

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata
y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría
de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca
iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera
y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
y jugaría con más niños,
si tuviera otra vez vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años…
y sé que me estoy muriendo.

Este poema me fue recomendado por un buen amigo y he querido compartirlo con todos.

Espero que estas letras, nos ayuden a todos a vivir el presente como si fuese el último día de nuestras vida.

 

Carta de despedida de Gabriel García Marquez

Gabriel García Márquez se ha retirado de la vida pública por razones de salud: cáncer linfático. Ahora, parece, que es cada vez más grave. Ha enviado una carta de despedida a sus amigos, y gracias a Internet está siendo difundida.

Os recomiendo su lectura ,porque es verdaderamente conmovedor este corto texto escrito por uno de los Latinoamericanos más brillantes de los últimos tiempos.

«Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen. Escucharía cuando los demás hablan y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.

Dios mío si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos…

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida… No dejaría pasar un sólo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer u hombre que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse! A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido. Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres… He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse. Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.

Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas. Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma. Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más. Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente. Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría «te quiero» y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré.

El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo. Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles «lo siento», «perdóname», «por favor», «gracias» y todas las palabras de amor que conoces.

Nadie te recordará por tus pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos. Demuestra a tus amigos cuanto te importan.»

La creación de la felicidad.

Al comienzo de los tiempos se reunieron todos los dioses y decidieron crear al hombre y a la mujer a imagen y semejanza de ellos mismos.

Uno de los dioses dijo:

—Esperen. Si los vamos a hacer a nuestra imagen y semejanza van a tener un cuerpo igual al nuestro, y fuerza e inteligencia igual a la nuestra. Debemos pensar en algo que los diferencie de nosotros pues, de no ser así, estaremos creando nuevos dioses. Debemos quitarles algo, pero, ¿qué?, me pregunto”

Después de mucho pensar, otro dijo:

—¡Ya sé! Vamos a quitarles la felicidad. Pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la encuentren jamás.

Todos estuvieron de acuerdo en que era la felicidad lo que había que quitarles, y, como solución al problema de dónde esconderla, uno de los dioses propuso:

—Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo.

Pero inmediatamente repuso otro:

—No, recuerden que les dimos fuerza, y en algún momento alguno podrá subir a ese monte y encontrarla. Y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde está.

Otro propuso:

—Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar.

—No—, replicó otro de los dioses. —Recuerden que les dimos inteligencia, y en algún momento alguno podría inventar un medio para sumergirse y entonces la encontraría.

—Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra—, fue otra propuesta.

Y varios comentaron:

—No, recuerden que les dimos inteligencia, y un día podrían construir una nave capaz de viajar a otros planetas y así podrían descubrirla. Y si lo hacen, entonces todos tendrán felicidad y serán iguales a nosotros.

El último de los dioses había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de sus compañeros, y, después de analizarlas detenidamente, dijo con voz solemne:

—Creo saber dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren.

Todos lo miraron asombrados y preguntaron al unísono:

—¿¡Dónde!?.

—La esconderemos dentro de ellos mismos—, fue la respuesta. —Estarán tan ocupados buscándola fuera que nunca la encontrarán.

Todos estuvieron de acuerdo, y desde entonces ha sido así: el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la trae consigo.

Amigo / Amiga:

Yo sé de esos días tristes donde la fuerza y la luz se extinguen. Esos días en los que las lágrimas llegan y la soledad persigue. En los que parece que todo está perdido, que no hay salidas, que no hay caminos.

Sin embargo, al igual que yo, tú sabes que no hay días que duren para siempre, y que solo existen días tristes porque nosotros dejamos que existan. Maravillosamente el tiempo no se detiene, somos nosotros quienes por desesperación o necedad nos detenemos en él.

Sigue caminando, sigue luchando, dale cuerda a tu reloj personal. No te detengas por sin-sabores y sin-remedios. Continúa, que tantas experiencias radiantes están esperando por ti.

Cuando la angustia llegue, cuando la depresión acose, míralas pero no las abraces, contémplalas pero no las invites. Tu posees el poder para llorar y para reír. Elige reír. Elige los días alegres.

Hay momentos de llanto y de soles negros y de lunas rotas, pero son solo eso: MOMENTOS, no los conviertas en días, en semanas, en meses.

Si te sientes solo, sal y busca gente, ábrete a la energía positiva de los otros. Llama a algún pariente o amigo. Concéntrate en actividades productivas. Cuenta tus bendiciones, todo lo que posees, todos los que te quieren, reconoce lo que a tu alrededor se abre con brillo y con vida.

Si alguien te dió la espalda, si alguien lastimó tu corazón, si alguien te dejó para siempre, por supuesto que vas a estar triste y vas a sufrir, pero no hagas tu dolor eterno, ponle un final a la angustia y decide que hasta aquí llegó, porque de ahí en adelante vas a sonreír, vas a sacudirte las malas energías, vas a buscar la luz, la alegría, el entusiasmo y todas las posibles razones para ser feliz.

Amigo, amiga, en la vida siempre vas a tener buenas y malas experiencias, buenas y malas compañías, buenos y malos consejos, pero depende de ti prestar atención y enfocarte en lo positivo, lo bello, lo útil. No permitas que una mala mirada, una mala palabra, una mala acción te quite EL GOZO DE EXISTIR.

Espero que esta carta de motivación llegue a tus manos y puedas entender con resignación y fortaleza que hay cosas en la vida que te ofrecerán alegría y otras que te ofrecerán tristezas, pero que depende de ti extender tus manos y recibir solo aquellas que van a colaborar a tu bienestar espiritual y mental.

¿Has notado que usualmente nos identificamos con muchas cosas que están adentro de nosotros y con otras que están afuera de nosotros, y entonces esto nos hace sufrir tremendamente?

Por ejemplo: tu equipo preferido de fútbol pierde y luego sufres y te quejas como si tú fuiste el que perdió; o se daña tu carro y te sientes lastimado como si tu eres el motor que se dañó. Alguien te ataca verbalmente y lo tomas como si te han apaleado por dentro, como si todos esos insultos ahora fueran parte de tu esencia.

Es necesario entender que tus sensaciones no son tú, apenas pasan a través de ti. Los sentimientos que provocan tu ropa, tus muebles, tu cuerpo, tu reputación, lo que la gente diga, ninguno de ellos representa tu identidad verdadera. Si recordáramos esto constantemente nosotros sufriríamos menos.

Recuerda: todo lo que pasa, pasa a través de nosotros, nada se queda. Cuando reflexionamos sobre esta gran verdad la vida es más fácil, más llevadera y vamos a comprender finalmente que un sentimiento de dolor -por ejemplo- solo cruza por nuestra mente o nuestra vida pero no es ni nuestra mente ni nuestra vida.

Intentemos decir NO a esta sensación de identificarnos con todo y a la voluntad absurda de dejar que las cosas se queden. Si trabajamos en esta idea vamos a sufrir menos. Tomaremos todo con más calma, sin aferrarnos a ideas u objetos que solo son pasajeros que se van en la próxima parada.

“Sabiduría para las grietas”

“Un cargador de agua en la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo que él llevaba encima de los hombros.

Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba todo el agua hasta el final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón.

Cuando llegaba, la vasija rota sólo contenía la mitad del agua. Esto sucedió diariamente durante dos años completos.

Desde luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía agraciada para los fines a los cuales fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable, porque sólo podía hacer la mitad de lo que se suponía era su deber. Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole:

– Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo, porque debido a mis grietas sólo puedes entregar la mitad de mi carga y así sólo obtienes la mitad del valor que deberías recibir.

El aguador, conmovido, le dijo compasivamente:

– Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.

Así lo hizo la tinaja. Y, en efecto, vio muchas y variadas flores a todo lo largo.

Sin embargo, seguía sintiéndose apenada porque continuaba con la idea de que sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar. El aguador le dijo entonces:

– ¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino? ¿Lo has observado? Piensa que siempre he sabido de tus grietas y, sin embargo, quise sacar el lado positivo de ello. Verás: sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días tú las has regado. Debes saber que por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Maestro. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza”.